Viviendo o Sobreviviendo

SPAN Living or Surviving.png

Hace casi cien años atrás, el índice de vida promedio en los EE. UU. era aproximadamente de 55 años. Mientras que el reporte en 2018, el promedio aumentó a 78. Los avances en medicina, ciencia y una mejor comprensión del cuerpo han contribuido a una mayor esperanza de vida. Esto ha sido verdaderamente una bendición para muchos. Sin embargo, he observado que aunque muchas personas viven 23 o más años más que sus predecesores, muchas veces esos años adicionales están llenos de condiciones y enfermedades crónicas, visitas al hospital y la prescripción de medicamentos, lo que limita gravemente lo que una persona puede hacer en sus años futuros. De hecho, las últimas investigaciones realizadas en los EE. UU. y México muestran que el 55% de los adultos toman 2 medicamentos farmacéuticos regularmente, y el 38% de los adultos mayores de 56 años toman por lo menos 4. Estas condiciones son desagradables lo cual me han llevado a pensar profundamente de que hay una diferencia entre vivir más tiempo y sobrevivir más tiempo.

En nuestra cultura, hay un paradigma que una vez que hemos alcanzado cierta edad, se supone que debemos comenzar a declinar. Se nos aconseja andar más despacio, retirarse, tomar todo con más calma debido a problemas cardíacos, diabetes, el deterioro de la memoria y otras afecciones médicas que comienzan a aparecer. Y la expectación es que nuestros ancianos tengan una salud mediocre, o muy pobre. La mayoría de las personas se sorprenden sobremanera cuando conocen a alguien de 60, 70, 80 o 90 años que goza de excelente salud. ¡A veces estas personas mayores gozan de mejor salud que aquellos que tienen la mitad de su edad!

Esta suposición de que cuanto más viejo es una persona, más enfermo estará es errónea. Si bien es cierto que ciertos aspectos de nuestras vidas deben manejarse con más cautela a medida que envejecemos, también es cierto que hay personas en sus 90 que aún esquían y son físicamente activas. No hay ningún gene que se activa cuando llegamos a los 60 años que dice: “Bueno, es hora de comenzar a tener problemas cardíacos”. ¡Eso es absurdo! La verdad del asunto es que los problemas de salud que experimentamos en nuestros años mayores son el resultado de años de malos hábitos de salud.

No debemos juzgar ni culpar a nadie que tenga problemas de salud, ya sea que estén en sus años mayores o no. Todos tenemos cosas en las que estamos trabajando y hay momentos en que el problema de salud es el resultado de algo fuera del control de la persona. Sin embargo, también debemos reconocer que los hábitos de salud (o la falta de ellos) que desarrollamos ahora, tienen un efecto directo sobre cómo viviremos (o sobreviviremos) más adelante.

Aquellos que se han mantenido sanos a lo largo de sus años mayores han desarrollado hábitos saludables de nutrición, sueño, actividad física, servicio, tienen relaciones sanas y son emocionalmente sanos y equilibrados debido a patrones de pensamiento saludables. Con un énfasis en el último. Todavía no he conocido o escuchado de un adulto mayor que carece de una buena actitud positiva. Existe una gran correlación entre nuestra salud (ahora y en el futuro) y la calidad de nuestros pensamientos. La mayoría de las personas conocen que deben comer saludable, hacer ejercicio, etc., pero rara vez se habla de la calidad de nuestros pensamientos con respecto a nuestra salud a largo plazo. Desarrollar actitudes optimistas y saludables es una parte clave para vivir verdaderamente más tiempo.

Cuanto más saludables somos, más podemos crear y contribuir. Esto es cierto ya sea que tengamos 25 o 125 años. Repito otra vez, que entiendo que hay momentos en que la salud de alguien es el resultado de algo fuera de su control. Sin embargo, para la mayoría de nosotros, sea que estemos sanos en nuestros años mayores (viviendo) o no (sobreviviendo), es el resultado de las elecciones consistentes que hacemos a lo largo de nuestras vidas. No importa nuestra edad o nuestro estado de salud actual, todos podríamos estar más sanos. Podemos comer un poco mejor, desarrollar relaciones más sólidas y manejar mejor nuestros pensamientos.

Antes de terminar debemos entender lo siguiente en cuanto la genética. Puede que algunos de ustedes piensen que una persona sana de 90 años simplemente debe tener buenos genes. Aunque los genes desempeñan su papel de importancia, las investigaciones han demostrado que la genética tiene poco que ver con la salud que tendremos a lo largo de nuestras vidas. Los genes son una biblioteca de posibilidades. Si tenemos genes con tendencias de diabetes, obesidad, etc., solo se activarán si creamos el ambiente para que estos se activen (por ejemplo, hábitos poco saludables). Pero cuando creamos un estilo de vida saludable produce un ambiente que mantiene estos genes inactivos, lo que permite una vida más larga y saludable.

Si su salud no está donde quiere que esté, o si no ha desarrollado los hábitos de salud necesarios para la longevidad, comprenda que ud puede cambiar eso. Nuestros cuerpos son creaciones sorprendentes capaces de cambiar. En Phytotherapi estamos dedicados a ayudarle a lograr la salud que desea. No dude en comunicarse con nosotros si hay necesidades específicas con las que podamos ayudarlo.

2 thoughts on “Viviendo o Sobreviviendo

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s