¿Cómo veo el dinero?

SPAN Money Blog Cover.png

Analizar lo que sentimos o pensamos sobre el dinero es un gran ejercicio de introspección. Dependiendo de nuestra situación, el pensamiento sobre dinero puede crear sensaciones de estrés. Nuestras experiencias, nuestras interpretaciones y percepciones de esas experiencias también pueden generar diferentes emociones. Para algunos, puede crear sentimientos de enojo, inseguridad o resentimiento. A veces esos sentimientos pueden conducir a etiquetar todos los negocios, o a aquellos que son ricos como: codicioso y egoístas. Para otros, el dinero crea sentimientos de miedo – como el temor de no tener suficiente para la jubilación.

Incluso personas ricas pueden permitir que los sentimientos de miedo dominen sus pensamientos, como el miedo a perder su fortuna. Independientemente de las emociones que el dinero pueda crear, no hay duda de que el pensamiento negativo o corrosivo sobre el concepto de dinero es la fuerza impulsora que conduce al comportamiento deshonesto; o para justificar comportamientos  ilegales y no éticos, como las transacciones comerciales engañosas. El dinero también ha sido conocido por ser la causa de la depresión, ansiedad y el suicidio.

Recientemente, debido al trabajo en el jardín, empecé a pensar en el concepto de dinero. Durante los meses de verano contrato a un propietario de una pequeña empresa para cortar mi césped. Normalmente pago en efectivo, pero en una ocasión no tenía dinero en mí, así que tuve que escribir un cheque. Cuando escribí el cheque, tuve una epifanía. Nada fuera de lo ordinario, sin embargo el pensamiento que llegó a mi  mente amplió mi horizonte de una manera que me ayudó a ver una situación ordinaria de una manera más significativa.

Mi mente estaba atrapada en la idea de cómo los dos estábamos intercambiando bienes. Él me dio su tiempo para que yo pudiera usar el mío para centrarme en otras prioridades. A cambio le di un artículo (dinero) que él podría utilizar para sus necesidades y deseos personales. Mientras que la transacción de pagar por los servicios del césped es tan mundano, me encontré que reflejaba en el estado de la mente  en como escribí el cheque  y pagué.

Normalmente, cuando pago las facturas, la gratitud es lo más alejado de mi mente. De hecho, por lo general me encuentro renuente al pensar  que el dinero está dejando mi cuenta. Esta vez sin embargo, me sentí muy diferente sobre todo el asunto. Pude ver mi pago como una inversión – una disposición a proporcionar una moneda acordada a cambio de liberar mi tiempo; tiempo que ahora podría utilizar con mi esposa y niños en el fin de semana.

Toda la situación me hizo pensar en el paradigma que tengo sobre el dinero. Claramente en el pasado he asociado algún nivel de paz o felicidad personal basado en la cantidad de dinero en mi cuenta bancaria. No puedo encontrar otra manera de explicar por qué históricamente no he pagado mis cuentas con un sentido de gratitud. Las asociaciones que hacemos en nuestra mente y nuestra capacidad para fortalecer esas asociaciones son extremadamente poderosas. No hay duda de que neurológicamente la idea y el concepto de dinero crea miles de circuitos  en nuestro cerebro – principalmente porque es algo que intercambiamos continuamente por cada servicio que aceptamos en nuestra vida. Eso ni siquiera menciona las necesidades diarias que están asociadas con el dinero, como comprar y cocinar alimentos, ofrecernos a nosotros mismos o a la familia: un refugio, conducir al trabajo, usar agua, comprar ropa y entretenimiento. Todas estas experiencias y situaciones están todas mapeadas en nuestro cerebro, siendo el dinero el denominador común. Si no hemos definido el concepto de dinero apropiadamente en nuestras mentes, puede crear serios problemas emocionales y de comportamiento en nuestras vidas, independientemente si tenemos mucho o poco de dinero.

La falta de comprensión de cómo la mente y nuestros pensamientos impacta nuestra capacidad de ver y actuar con claridad, contribuye a los pensamientos negativos sobre el dinero. Estos pensamientos pueden incluir uno como:

  • Si solo ganara más dinero.
  • No hay suficiente dinero.
  • No hay ninguna oportunidad para mí.
  • La economía no está trabajando a mi favor.
  • El dinero es malo.
  • Los que tienen dinero sólo piensan en sí mismos.

La lista puede crecer mucho más que eso, pero el punto es que este tipo de pensamientos crean neuroquímicos que producen emociones negativas. La repetición de estos pensamientos conduce  a que se registren archivos de esta información que hemos repetido en nuestro subconsciente, haciendo de esto el sistema operativo que determina la manera que interpretamos y pensamos. Estos neurocircuitos también afectan a otras conexiones neuronales que no tienen nada que ver con el dinero. Podemos, por ejemplo, mirar hacia abajo a nuestros padres o hermanos si no ganan tanto dinero como nosotros. Si creemos que las personas con dinero son avariciosas, y de repente nuestro vecino lo está haciendo bien, podemos comenzar a analizar todo lo que hacen en un esfuerzo por identificarlas como egoístas. El miedo también puede ser construido en si empezamos a oír comentarios sobre los cambios en el trabajo – incluso si no tiene nada que ver con nosotros. Al final nuestro propio cerebro puede sabotear nuestro progreso e intentos de cambiar para mejorar.

Un buen ejercicio puede incluir introspectivamente preguntarse acerca de los pensamientos que hemos estado repitiendo en nuestras mentes sobre el dinero. ¿Qué historias me he estado diciendo respecto al dinero? ¿Cómo han impactado esas historias la forma en que me veo a mí mismo y a los demás a mí alrededor? ¿Cuándo esas historias impactaron mi manera de pensar y el comportamiento subsecuente?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s