El escuadrón de bombas perfecto

CoverBlog39Esp.jpg

Ha pasado casi un mes desde  que escribí  una entrada.  Discúlpenme por favor.  Es que he estado bien ocupado el último mes visitando varias partes de México y conociendo a tanta gente increíble.  Me llena de gozo  ver como  la salud y las vidas de las  personas han mejorado y  cambiado de  una manera positiva.  Es aun mas remunerador cuando veo personas mejorar su percepción del mundo, y como eso afecta directamente su habilidad de vencer enfermedades crónicas.

Al pensar en toda la gente increíble que hay, mis pensamientos vuelven a aquellos que sirven como policía, bomberos o en el ejercito.  Una de las experiencias más ansiosas que hay debe de ser cuando hay una  amenaza debomba.  No es algo que cualquiera  puede manejar.  Personas sumamente expertas y entrenadas son  llamados  para que desarmen la bomba rápidamente.  Hacerlo demasiado despacio o el mal  manejo de la bomba podría  rendir resultados catastróficos.

Cuando  comparo esta situación con la de  nuestro  cuerpo, hay un órgano que juega un papel  maestro en activar el escuadrón de bombas perfecto.   Las células del hígado hacen un trabajo magnifico en proteger al  cuerpo de daños.  Trabajan sin parar revisando  todo nutriente y residuos  clasificando lo que se debe dirigir a la sangre, y lo que se debe desechar.  Estas células son tan cuidadosas que aun en aquellos  residuos para desecho los encubre para  asegurar que todos estos  no causen  daño en su camino de salida al ser removidos del cuerpo.  Este proceso complejo de protección a través de la desintoxicación utiliza más de 100 encimas que manejan el trabajo.  Trabajan como un equipo de expertos  que están desarmando una bomba que ha invadido el cuerpo.  El hígado produce moléculas inteligentes y especializadas que desactiva, remueve y dispone de cualquiera amenaza.  Además, el hígado también  produce colesterol, procesa y guarda nutrientes, metaboliza y desecha  hormonas ya usadas, produce bilis y componentes de coagulantes para la sangre y juega  un papel bien importante en la conversión de azúcar/glucosa en exceso a grasa.  Como se puede imaginar, el trabajo es arduo, y la habilidad para que el hígado se mantenga saludable es crítica.

Debido a que el hígado es el órgano principal para la desintoxicación del cuerpo, sus células están expuestas continuamente a toxinas dañinas.   Las células del hígado pueden manejar esto por un periodo de tiempo, sin embargo si el trabajo  se sobrecarga, se llegan a cansar y se enferman.  Síntomas de mal funcionamiento  del hígado típicamente se manifiestan en otras partes del cuerpo primero.  Sin embargo, eventualmente el hígado demostrará señales de debilidad, daño y con el tiempo  cáncer.

Cosas que debilitan y enferman el hígado incluyen el alcohol, el tabaco, una dieta alta en carne roja o carbohidratos, drogas farmacéuticas (de prescripción o medicamentos de venta libre), la mal nutrición, drogas psiquiátricas y el estrés.

La solución para mantener un hígado saludable se encuentra en el comer  alimentos que estén   lo más cercanos a su origen natural, evitar el sobre comer y  evitar comer  demasiada  proteína, grasas y carbohidratos simples.  Eliminando comida chatarra y comida empacada es un lugar perfecto para comenzar.  Cambiando nuestra dieta para que incluya comidas llenos de nutrientes tales como frutas, vegetales, granos, legumbres, nueces y semillas ayuda de una manera inmensa.  Es importante que diversifiquemos de donde obtenemos la proteína también.  Hay granos que están llenos de proteína tales como lentejas, frijoles  negros, rojos,  garbanzos etc.  La comida es una herramienta poderosa cuando hablamos del mantenimiento de nuestra salud.  Es importante comer una variedad de frutas y vegetales.  Si hay algún nutriente que nos hace falta el cuerpo no puede funcionar como debe.  Tenga en cuenta que hay construcción y  regeneración de células y tejidos que está pasando constantemente en el cuerpo.  A fin de que el proceso trabaje como debe, se requiere del  uso de materia que viene de nutrientes.

Acuérdense que aparte de todo lo que  ya se ha  mencionado, el estrés también es un factor importante.  Hay muchos estudios que demuestran como el estrés crónico contribuye al inicio y la progresión de enfermedades crónicas tales como el cáncer.  Cuando el estrés crónico está presente el balance interior del cuerpo se interrumpe. Con el tiempo el daño físico sucede y es imposible encontrar una “pastilla mágica” que le podrá sanar al instante.  A pesar que es verdad que los requisitos para la sanación está escrito en las células, el proceso de sanación requiere los nutrientes necesarios.

Si por alguna razón estamos sufriendo debido a una enfermedad, las plantas son una fuente excelente de fotoquímicos que el cuerpo puede usar para el proceso de sanación.  Para que el proceso de sanación ocurra se requiere que haya  harmonía entre el cuerpo, la mente y el espíritu.  No es suficiente que doctores o expertos tan solo examinen el área donde la enfermedad se detecta.   Al continuar investigando  la enfermedad encontraremos que  raíz principal siempre son  nuestros pensamientos y emociones.  Cambiando la manera como  percibimos el mundo que nos rodea es parte del proceso de sanación.  Sanar la mente para mantener el balance químico correcto de nuestra fisiología nos permite  restaurar nuestra salud.

Originalmente publicado el 4 de septiembre, 2014

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s