Las neuronas en el cerebro

CoverBlog30Esp.jpg

Parte de la composición de nuestro cerebro incluye una célula especial llamada neurona.  Las Neuronas guardan información que recibimos a través de nuestros sentidos – la vista, el oír, el oler, el probar y el tocar.  Nuestra habilidad motora se desarrolla a través de la organización de las neuronas que ayudan a que los músculos y el esqueleto entiendan y aplique la movilidad.  Las neuronas también son responsables de la producción de hormonas – produciéndolas por sí mismo o por la estimulación de glándulas en otras partes del cuerpo.  Esto es importante recordar porquelas hormonas ayudan a llevar mensajes  hacia las diferentes partes de nuestro  cuerpo.

Hoy nos vamos a enfocar en como nuestro cerebro guarda información.  Hay tanta información en cuanto  este tema, por esa razón lo voy a dividir en diferentes entradas (incluyendo una entrada destacando como nuestros cerebros mantiene toda esta información que recibe).  Por el momento, voy a escribir acerca de los principios básicos de cómo el cerebro guarda información.

Las neuronas son únicas en  llevar una variedad de diferentes químicos internamente donde la información se recibe, se procesa y se guarda.  Cada vez que aprendemos algo nuevo, una neurona captura esa información y localiza a todas las otras neuronas que contienen  información similar.  Esto forma una red de conocimiento entre neuronas,  y es como llegamos a comprender los conceptos nuevos,  a través de la  asociación de  experiencias  que ya hemos aprendido en el pasado.  Cuando este proceso se repite varias veces, llegamos a tener muchas neuronas creando una red de información donde el aprendizaje se realiza.  Piense por un momento en la manera que Usted, aprendió a multiplicar y dividir.  Se requirió la repetición para recordar que 2 x 2 = 4.

Lo que describo ocurre con cada pensamiento.  Neuronas reciben información, la asocian a pensamientos parecidos, y guardan esa información para usarse en el futuro.  Esto  es como podemos mostrar atributos de valor, miedo, compasión, etc.  Todas nuestras experiencias y los pensamientos que siguen crean un mapa que demuestra como actuamos en diferentes situaciones.  Actividades balanceadas en el cerebro sirven como la fuente más importante que tenemos para ser feliz.  El estrés se causa por pensamientosfalsos, el miedo o por no ser aceptado socialmente.  Yo creo firmemente que esto es atado al alma de cada persona.  Por su naturaleza, cada uno de nosotros queremos ser parte de algo más grande que nosotros mismos.  Desafortunadamente, muchas veces no nos valoramos y tomamos el tiempo dando demasiado crédito a las destrezas, los atributos o los dones de otros.  Cuando nos comparamos a otros se nos hace difícil aceptar nuestro valor individual.  En vez de valorarnos corremos una agenda de acciones tratando de ser perfectos a la vista de cada persona en nuestras vidas de trabajo, social y personal.  Esto impone un nivel de estrés alto basado en miedos y temores con miles de neuronas que contienen información falsa creando un impacto  químico negativo.  Esto fatiga al cerebro, puesto que el cerebro están tratando de discernir entre información verdadera y falsa junto con la evidencia presente (basado en las redes de información que las neuronas  han creado) para mantener la mente y el cuerpo en orden.  Esto hace que las neuronas estén en un estado de alerta constante, lo cual es sumamente dañino a la salud física.

Es cierto que el cuerpo tiene otros químicos para aliviar el estrés en estas situaciones, sin embargo si la mente ya tiene demasiado estrés, estos químicos no darán resultados.  Uno de estos químicos es la dopamina.  La dopamina es un neurotransmisor producido por el cerebro por un grupo pequeño de células nerviosas.  La dopamina transmite señales/mensajes a otras células nerviosas.  Su papel más famoso es de reforzar comportamientos a través de crear un sentimiento de premio emocional.  La dopamina puede crear tanto sentimientos de felicidad como sentimientos de alivio después de haber vencido la adversidad.  La dopamina aún se emite cuando hay la idea de que algo positivo va a pasar, estos sentimientos nos motivan a perseguir una meta deseada.

Todos los químicos en el cerebro que trabajan para elevarnos y evitar sentimientos de depresión se disminuyen cuando el estrés residual está presente.  Cuando hablo de estrés residual, no me refiero a un episodio que actualmente está presente.  El estrés residual se refiere a estrés que todavía está presente de otros episodios que no se han resueltos que nos hace que analicemos o reaccionemos de más cuando tenemos un nuevo desafío en nuestras vidas.  Acordémonos que toda la información guardado en el cerebro estará presente cuando una situación similar esta ante nosotros.  Si las cargas químicas y eléctricas en el cerebro están mal, el cerebro nos presentará con el archivo equivocado y nuestra percepción de realidad será cambiada. Sumado a esto, otros químicos se emiten a causa del desbalance anterior que prohíben que el cuerpo reciba la dopamina necesaria para que nos sintamos felices.  Esto impide nuestra habilidad de amar o sentir compasión hacia otros.  Bajo estas condiciones,  sentimientos negativos nos atacan, llenándonos  de rencor, soledad, o falta de confianza; y es aquí cuando comenzamos a creer que eso es como somos y nos sentimos deprimidos, estancados y sin felicidad.

A pesar que nuestras mentes trabajarán en corregir el problema, cambios fisiológicos ocurren así como sus consecuencias.  Esto es justo cuando la enfermedad sucede y comienza a impactar los sistemas digestivo, inmunológico, y hormonal/endocrino.  Bajo estrés comenzaremos a tener problemas en dormir y el cuerpo pierde la habilidad de absorber nutrientes.  Esto afecta nuestro cerebro, lo cual lleva a un desorden en el cuerpo y mente.  Mientras tanto, en un esfuerzo para mantener la sanidad, el cerebro trabaja durísimo para construir una percepción que es falsa, y nos obligamos a creer que todo está bien.  La realidad es que bajo este estado es sumamente difícil aceptar la vida y vivirla de una manera autentica.  En vez de ser feliz, creamos miedos, nos volvemos demasiado sensibles y nos da miedo que otros puedan ver nuestras imperfecciones.  La pregunta entonces es “¿es posible balancear de nuevo los químicos en el cerebro?”  La respuesta essí.  Hay maneras naturales de establecer balance para que de nuevo sintamos felicidad, gozosos, y llenos de energía.  En mi próxima entrada, les daré 3 pistas que he encontrado ser eficaz en restaurar el balance entre el cuerpo y mente.

Originalmente publicado el 4 de septiembre 2014

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s