Llegar a estar consciente de estrés

CoverBlog45Esp

Hace un año y medio llamé a mi padre en busca de consejo. Mi padre ha estudiado y trabajado en el campo de la salud, la bioquímica y la fisiología por años. Él ama a la salud y la ciencia, pero por encima de todo lo que le gusta es ayudar a la gente a entender cómo funciona el cuerpo, y proporcionando información sobre las medidas simples para mejorar la salud. Puede ser que le conocen como el Dr. Ulises. La razón por la que le llamé a mi padre era porque visité al médico y recibí un diagnóstico que no me gustaba. Aunque no fue grave, me alarmé porque siempre me he considerado una persona sana. No fumo o tomar alcohol; trato de comer saludable; y me gusta hacer ejercicio.

Después de discutir con mi padre, incluyendo responder a algunas preguntas con respecto a mi estilo de vida, me dijo algo que cambió completamente mi vida: “Jacob, creo que estás estresado y completamente ignorante de ello.” Recuerdo estar sentado en mi coche un poco confundido, y mientras no me puse a la defensiva, pensé que tenía que estar equivocado. No me siento estresado. No estaba tenso. Yo no había pasado por ningún tipo de experiencia o evento traumático o desconcertante. ¿De dónde sacó la idea de que estoy estresado? Durante los próximos días, recuerdo haber pensado más sobre nuestra charla. Llegué a la conclusión de que ya que no estaba sintiendo molesto, frustrado, nervioso o cualquier otra emoción que suelen asociar con el estrés, debo estar bien.

Un mes más tarde mi padre visitó nuestra casa en Dallas, y al hablar empezamos a discutir del estrés. Aunque no me sentía como si tuviera un problema, decidí tener una mente abierta al respecto. Él me habló de algunas de sus recientes descubrimientos en relación al estrés y los efectos sobre la salud. De todos sus descubrimientos, me dijo lo más sorprendente de todos fue que la mayoría de las personas sufren de estrés crónico, pero no se dan cuenta. Dijo que la mayoría de nosotros vivimos la vida en un estado de tensión permanente, donde permitimos emociones fuertes a controlar nuestras vidas y decisiones.

Explicó cómo funciona el estrés desde una perspectiva fisiológica – cómo el cuerpo vuelve a dirigir la energía a los músculos y el cerebro para que podamos sobrevivir cuando se enfrentan a un peligro inminente. Esa energía sin embargo, no viene de la nada. De hecho, nuestros sistemas endocrinos, inmune, y digestivo dan un gran parte de su energía para que el mecanismo de estrés puede funcionar. Otra forma de decirlo es que estos sistemas importantes se debilitan para que nuestros músculos y el cerebro tengan el potencial de reaccionar con rapidez.

Esta redirección de la energía de los sistemas importantes al cerebro y los músculos es perfectamente sano, con tal de que es temporal. Una vez que encontramos la resolución de una situación y reconciliar el evento de manera que estamos en paz, la fisiología y la distribución de energía del cuerpo vuelven a la normalidad. Las frases clave aquí son “reconciliar el evento” y “en paz”. Es imposible estar en paz a menos que un acontecimiento estresante ha sido completamente reconciliado – lo que significa que hemos aprendido de ella y seguir adelante. No dejar que nos paralice; y no dejar que se convierta en una fuente de emociones fuertes como el miedo o la ira. Tomamos cada evento estresante como un solo momento, y no permitimos que nuestras mentes se vuelven perezosos en la forma en que se asocia personas o lugares a los sentimientos negativos.

Como explicó mi padre, aquí es donde está el problema. Es difícil estar en paz para la mayoría de nosotros porque no reconciliamos completamente el estrés. Por ejemplo, digamos que su hijo se despierta tarde para la escuela. Ahora está apurándoles a la puerta. Al salir nota que su cónyuge se olvidó de sacar la basura, dejándole un poco frustrado al ir al trabajo. Ahora hay tráfico, y no hay y frustraciones en la calle. Sin embargo, ni siquiera hemos empezado a trabajar y ya estamos experimentando desafío tras otro. Afortunadamente, una vez que empieza a trabajar todo funciona sin problemas, ¿verdad? (Por supuesto estoy bromeando).

Es muy fácil a estresarnos dentro de las primeras horas del día. Sin darnos cuenta, se convierte en nuestro estilo de vida. No teníamos planeado que la vida sea así; sucedió sin pensar. Con el tiempo reforzamos nuestro estilo de vida estresante al justificarnos de los comportamientos o pensamientos negativos mediante las racionalizaciones y justificaciones. Tales como, “mi jefe es un imbécil”, o “mi cónyuge o hijo es perezoso”. Entonces albergamos estos sentimientos y cada vez que tenemos la oportunidad de hablar mal de nuestro jefe, cónyuge o niño, lo hacemos. Esto no necesariamente significa que gritamos, o dar castigos o chismear. Podemos hacerlo dentro de nuestras mentes. No importa si actuamos sobre esos pensamientos negativos. El hecho es que nos hemos sembrado un pensamiento negativo, cosechando una emoción negativa en el proceso. Es inevitable que esa emoción negativa, ya sea a corto o largo plazo, cosecha un comportamiento negativo. Incluso si no es nada más que tener una perspectiva negativa sobre aspectos de nuestra vida o de los demás.

¡Qué vida estresante! Vivir de esta manera causa que el mecanismo de estrés quede activa, lo que significa que estamos bajo estrés permanente, el cual debilita nuestro sistema inmunológico, digestivo y endocrino. Esto es lo que ocurre cuando uno está estresado crónicamente, y sin darnos cuenta se convierte en un ciclo constante. Yo estaba haciendo esto todo el tiempo, y ni siquiera estaba pensando en ello. Una vez que mi padre me lo explicó, tenía sentido. Entendí. Yo albergaba sentimientos negativos hacia ciertos individuos, experiencias e incluso ciertos lugares. Tenía que dejarlos atrás. De lo contrario, no importaba cuan saludable que comía o cuántos entrenamientos hacia – con el tiempo el estrés crónico afectaría mi salud.

Como he mencionado, ha sido un año y medio desde que tuve esa conversación inicial con mi padre. Mientras me tomé un tiempo para estar consciente de mi estrés, se hizo toda la diferencia para ayudar a encontrar la reconciliación de esas situaciones para que yo esté en paz. Como todos nosotros todavía tengo cosas de mejora, pero estoy feliz de decir que mi salud ha mejorado desde entonces, y me encuentro mucho más satisfecho con mi trabajo, independiente de lo que pueda estar pasando alrededor de mí. El llegar a estar consciente de estrés, y trabajar hacia la reconciliación de situaciones estresantes es una de las mejores cosas que he hecho para ayudarme a crecer profesional y personalmente.

Si usted siente que hay cosas que tiene que cambiar- pensamientos negativos, reconciliar los acontecimientos estresantes, etc. Phytotherapi puede ayudar. La experiencia que ofrece puede ayudar a identificar las manifestaciones de estrés y formas de reconciliar las experiencias estresantes, ya sea del pasado o presente. Soluciones y protocolos ayudan a llevar alivio a la mente y le dará las herramientas para vivir un estilo de vida más feliz. Los invito a aprender más acerca de cómo Phytotherapi puede ayudar a usted y sus seres queridos a vivir una vida más saludable.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s