Efecto de los pensamientos a nivel celular

Thoughts Esp

¿Es posible que nuestras células puedan ser felices o infelices? Puede parecer una pregunta extraña, pero veamos algunas de la ciencia detrás de esta interrogante.

En primer lugar, es importante señalar que se ha determinado mediante estudios que nuestro estado de ánimo afecta directamente a nuestro cuerpo físico. Ambos sentimientos positivos y negativos causan que el cerebro produzca ciertos químicos, ya sea por medio de los neurotransmisores o por hormonas. Estos productos químicos específicos llevan mensajes de las neuronas, que pueden ser activados por estímulos exteriores o nuestros propios pensamientos. Estos mensajes químicos viajan a través de nuestro sistema nervioso o del torrente sanguíneo con el fin de llegar a cada parte del cuerpo como necesario, causando diferentes efectos en el cuerpo, dependiendo de la situación. Como hecho, estos químicos afectan nuestro cuerpo para mejor o para peor, dependiendo de lo que se proyecta en el cerebro. Pensamientos positivos o negativos, nuestros pensamientos crean una respuesta biológica y fisiológica.

Un simple ejemplo de esto es quizás el observar un niño (o usted) después de ver una película de miedo. Los estímulos exteriores ponen neuronas del niño en estado de alerta, haciendo que él/ella  sobrerreacciones y piensa que hay un monstruo debajo de la cama. Como estos pensamientos continúen los niños pueden comenzar a sudar, sentirse nervioso, malestar estomacal, etc. La verdad es que no hay ningún monstruo debajo de la cama, pero sus pensamientos, en este caso negativo, crea una respuesta biológica frente a estos estímulos.

Los pensamientos positivos, sin embargo, tienen un efecto positivo. Es bien entendido en neurociencia que pensamientos positivos producidos en ciertas áreas del cerebro crean proyecciones de acción en un número de axones que viajan a las regiones activadas, los que a su vez producen otras sustancias químicas que se liberan en el cuerpo. Mecanismos de equilibrio se activan por la estimulación que estos químicos mientras viajan a lo largo de todo el cuerpo. También se afecta la metilación y la acetilación en cada célula, permitiendo corregir y regular células y el cuerpo a través de expresiones  genéticas, dejando una manifestación física de vitalidad y paz.

Es increíble cómo todo esto lo deja a uno con sensaciones de bienestar. Esto no debería sorprendernos cuando llegamos a entender cómo funcionan estos mecanismos. Como vimos anteriormente lo contrario ocurre cuando tenemos pensamientos negativos; proyecciones diferentes de neuronas se conectan en el cerebro causando que diversos grupos de productos químicos entren en el torrente sanguíneo. Estos químicos crean sentimientos de malestar, infelicidad, ira o resentimiento, celos, miedo, ansiedad o miedo, al igual que el niño del ejemplo anterior.

Antes de continuar, vamos a hablar un poco sobre las células y la expresión genética. Cada célula del cuerpo contiene más de 24 mil genes empaquetados y perfectamente contenida dentro del núcleo de la célula. Para las células para realizar sus funciones, se deben expresar los genes que corresponden a dicha célula. Nuestro cuerpo contiene más de 200 tipos de células diferentes, y todos ellos tienen la misma información completa del genoma. Sin embargo, las células de órganos, tejidos, etc. sólo encenderán los genes que corresponden a sus funciones. Por ejemplo, las células beta del páncreas prenden solo los genes que producen insulina mientras las células hepáticas producen enzimas específicas, y las células de la tiroides producen hormonas T3.

La expresión génica es vigilado y regulado por una serie de moléculas que rodean o son parte del ADN bobinas (histonas). Estas moléculas, conocidas como grupos metílicos o etílicos, son regulados y controlados por el cerebro a través de Sinapsis contactos y mensajes recibidos a través del sistema nervioso a los receptores celulares. Debido a que el cerebro está constantemente recibiendo información a través de sensores, los cambios de grupos metilo están influenciados por nuestros pensamientos y comportamientos. En otras palabras, estos componentes bioquímicos producidos por nuestro cerebro pueden activar o desactivar ciertos genes dependiendo de nuestro estilo de vida.

Esto nos lleva nuevamente a la pregunta de cómo nuestros pensamientos y comportamientos tienen un profundo efecto fisiológico, causando daños a nivel celular si nuestros pensamientos son negativos. Hay indicios claros de que en casos extremos de estrés crónico se producen modificaciones epigenéticas (aumentar la metilación). Estas modificaciones de genes pueden ser encontrados en la saliva de los niños maltratados físicamente y emocionalmente. Este daño puede conducir a comportamientos psicológicos posteriores.

Nuestro cerebro codifica cada pensamiento en la amígdala como emociones (las emociones asociadas con el pensamiento en particular). Como los pensamientos se repiten, ya sea positivo o negativo, las emociones asociadas se colocan en piloto automático con el fin de ahorrar energía. Aún con todo el trabajo de nuestro cerebro es muy eficiente, y sólo utiliza 15 vatios de energía. La eficiencia se refleja en el uso de las emociones positivas y negativas en función de nuestros pensamientos positivos o negativos. Como un ejemplo, si estamos de haber repetido

Por supuesto la naturaleza de estas emociones afecta nuestros comportamientos y respuesta a nuestro mundo externo. Los pensamientos negativos, crean  respuestas negativas que afectan nuestras relaciones y nuestro mundo exterior, mientras que los pensamientos positivos traen sobre nosotros maneras eficaces de lidiar con el mundo exterior.

Hay muchas implicaciones a nivel celular, así cuando las emociones negativas están involucrados, creando daños fisiológicos.

Cuando las emociones son positivas estas aportan con nuevas ideas que se agregan a una vida equilibrada y por el contrario pensamientos negativos agregan más estresante pensamientos que producen más emociones negativas, fortaleciendo preexistentes emociones negativas.

Exploremos el daño fisiológico de las emociones y pensamientos negativos en base a lo que sabemos científicamente. En un contexto más general, lo que ocurre es:

–       Reducción anticipada de la telomerasa (los extremos de los cromosomas que se reducen en tamaño con el tiempo como la regeneración tiene lugar en nuestras células)

–       Marcadores inflamatorios en células periódicamente se encienden

–       El estrés oxidativo a nivel celular

Como esto continúa en una escala mayor:

–       Afectan el metabolismo

–       Afectan la comunicación celular

–       Aumento toxinas a nivel celular y su entorno exterior

–       Homeostasis se hace irregular

–       Reparación celular se dificulta

–       Contribuir a una falta de regulación corporal esto causa una incapacidad para responder a la apoptosis

Si nos fijamos más a nivel de órganos y tejidos, con el tiempo, daños crónicos serán diagnosticados como inmunológico, digestivo, o el sistema endocrino. En algunos casos el daño físico se manifiesta en el intestino con colitis o gastritis, estreñimiento, sobrepeso y otros síndromes metabólicos como la diabetes. Las células inmunes puede verse comprometida, por lo que no pueden reconocer las células enfermas, lo que les permite vivir, y en algunos casos atacan estas células que están para protegernos atacan a las células sanas. Esta es una mala noticia para el resto del cuerpo. Si el sistema hormonal está debilitado o dañado, otros problemas ocurren ya que el sistema hormonal participa en muchas de las funciones corporales y mecanismos metabólicos. Incluso nuestro cerebro se afecta con problemas  tales como el insomnio, la falta de la producción de dopamina, desequilibrio en la producción de neurotransmisores y otros problemas de aprendizaje y memoria, si nuestro estilo de vida no cambia.

Todo esto afecta inclusive en la manera como nos sentimos sobre nosotros mismos, lo que se traduce a una falta de motivación para hacer actividades físicas, tener buenos hábitos alimenticios, creatividad, stamina para alcanzar metas es reducido, y nuestra autoestima disminuye.

Como conclusión, volvamos a la pregunta inicial-  ¿nuestras células se sienten felices o infelices?

 

Nuestra conclusión es que las emociones negativas afectan a la metilación, histonas y ethylation que altera la expresión de genes y es la raíz de la enfermedad física. Además emociones negativas no son predispuestos o genéticos, sino más bien es el resultado de pensamientos  que producen emociones negativas estas emociones conducen a comportamientos negativos que afectan a nuestras relaciones y a nuestro propio entorno. Con el tiempo, esto crea más pensamientos negativos que hacen que el individuo se sienta incomprendido por su familia, amigos, y otros, no se sienten amadas, y puede hacer ver al mundo como un lugar peligroso. Sin embargo, la mente puede sanarse de esta pandemia  y el cuerpo puede  recuperarse de las enfermedades asociadas con esta actividad conectiva y volver al equilibrio y la homeostasis.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s