La artritis

Arthritis-SPANISH

La artritis no es una sola enfermedad, sino un término que cubre más de 90 diferentes condiciones de la salud.  La más común de estas es la osteoartritis, que generalmente afecta a la gente mayor.  Otras formas de artritis afectan a la gente a una edad muy joven.  El término artritis realmente es muy general.  Para entender mejor estas diferentes enfermedades artríticas, y porqué causan dolor, es importante saber cómo funcionan nuestras articulaciones.

El cartílago es el tejido conectivo firme que cubre la superficie de donde dos huesos se encuentran.  Esto es importante, tanto para mantener a los huesos conectados como para prevenir que los huesos se raspen el uno contra el otro.  Una cobertura saludable de cartílago permite que la articulación funcione suavemente y sin dolor.  Los ligamentos mantienen los dos huesos juntos en la coyuntura.  Los ligamentos son como los elásticos, manteniendo los huesos en sus lugares correctos mientras que los músculos se relajan y se contraen, haciendo mover la articulación.  Todas estas partes están encerradas en una cápsula. También hay un espacio en medio de la coyuntura, una cavidad articular.  Esta cavidad contiene el líquido sinovial, el cual nutre la articulación y el cartílago.  El líquido sinovial es producido por la membrana sinovial que recubre la cavidad articular.

Si tenemos artritis, quiere decir que algo está mal con nuestras articulaciones.  Qué está pasando en realidad depende del tipo de artritis que uno tiene.  Podría ser que el cartílago se esté gastando, o que falte el líquido sinovial, o alguna infección autoinmune, (cuando el cuerpo está atacando a sí mismo), o una combinación de estas cosas.  La mayoría de los tipos de artritis son causados por una combinación de factores.

La inflamación, el dolor y la incomodidad están presentes con la artritis.  Algunos casos pueden ser muy severos, hasta incluir la deformación de los huesos como una causa raíz.  Muchas veces, las causas raíces son altos niveles de estrés, que pueden afectar la respuesta inmunitaria y la reparación.  El sobrepeso también afecta las coyunturas, creando inflamación y gastando el cartílago y el líquido sinovial.  Sin el cartílago saludable entre los huesos, estos raspan, el uno contra el otro y causan inflamación constante.  Si esto persiste, las enfermedades autoinmunes aparecen.  Las células inmunes empiezan a atacar las áreas de inflamación, incrementando el problema y causando más estrés físico y emocional.  Para batallar contra problemas como estos, es importante lidiar con el estrés y conseguir la nutrición y la actividad física apropiadas.  Phytotherapi tiene una solución para ayudar a aliviar el dolor, reducir la inflamación y el estrés, mejorar el sueño y estimular la respuesta inmunitaria por el ciclo de reflejo.

Una lista corta de algunos factores que pueden incrementar la posibilidad de contraer una enfermedad artrítica incluye:

  • Un trabajo físicamente exigente, particularmente uno que requiere mucho movimiento
  • Una herida previa
  • (A veces) las infecciones o reacciones alérgicas pueden causar la artritis de corto plazo
  • En el caso de algunas personas, ciertas comidas pueden ocasionar síntomas artríticos, o empeorar los que ya tiene
  • El sobrepeso u obesidad
  • Una enfermedad autoinmune

Los siguientes son tipos comunes de la artritis:

La osteoartritis

La osteoartritis ocurre donde y cuando el cartílago pierde su elasticidad.  Si el cartílago se hace más rígido, se daña más fácilmente.  El cartílago normalmente actúa como un amortiguador para las coyunturas.  En el caso de la osteoartritis, el cartílago se gasta en algunas áreas.  A medida que se daña, los tendones y ligamentos se estiran.  Esto es lo que causa el dolor.  Con el tiempo, los huesos empiezan a rasparse, el uno contra el otro.  Esto trae consigo un dolor severo.

La artritis reumatoide

Esta es un tipo inflamatorio de artritis en que la membrana sinovial se ve atacada por las células inmunes.  La hinchazón y el dolor siguen.  Sin algún tratamiento, esta clase de artritis puede llevar a una deformidad.  Es significadamente más común en las mujeres y generalmente ataca entre las edades de 40 a 60 años.  No obstante, personas fuera de este rango de edad pueden ser afectadas también.  Los pacientes tienen un riesgo más alto de un coágulo de sangre durante los primeros diez años de la diagnosis.  

La artritis infecciosa (artritis séptica)

Esta es una infección del líquido sinovial y en los tejidos de las articulaciones.  La artritis infecciosa es causada normalmente por bacterias, pero puede ser causada por hongos y virus también.  El patógeno puede difundir por medio del torrente sanguíneo de tejidos infectados cercanos e infectar una articulación.  Las personas más susceptibles a esto son los que ya tienen algún tipo de artritis y desarrollan una infección viajando por el torrente sanguíneo.

 

La artritis afecta a la gente en maneras distintas.  El período de tiempo que un paciente se ve afectado, y la severidad de la enfermedad dependen sobre el tipo de artritis.  Si usted sufre de artritis, verá que hay días buenos y días malos.  Los síntomas comunes de las personas que sufren con la artritis incluyen: la incomodidad / el dolor de las coyunturas, la rigidez y/o el cansancio frecuente.  A demás de los aspectos físicos obvios, sentimientos de frustración también pueden surgir.  Una cosa importante que se necesita saber es que si uno sufre de artritis, no es necesario sacrificar un estilo de vida activo.  Con unos cambios al estilo de vida, no hay razón para dejar de ser activo.

La terapia física y la terapia vocacional están disponibles para ayudar a mantener la movilidad de las articulaciones y el rango de movimiento.  Cuánta terapia necesita uno y el tipo de terapia que necesita, dependen de varios factores, tales como la edad, la severidad de la artritis, el tipo de artritis y el estado general de salud.  Esto tiene que ser evaluado y decidido por un doctor y un terapista físico o vocacional.  Las personas con artritis, a menudo evitan mover la coyuntura afectada por causa del dolor.  Un terapista físico puede ayudar al paciente a suavizar la rigidez sin herir la articulación.  Esto ayuda lograr buen rango de movimiento y a mantenerse activo diariamente.  Esta terapia puede involucrar incrementar la fuerza en los músculos alrededor de la coyuntura afectada.  Los músculos más fuertes ayudan a estabilizar la coyuntura débil.  También le enseñaran cómo mover de una posición a otra de la mejor manera y cómo usar ayudas ambulatorias tales como las muletas, un bastón o un andador si es necesario.

La terapia física, además de mejorar significativamente la función y reducir el dolor, ha demostrado aplazar la necesidad de intervención quirúrgica en los casos avanzados.  En realidad, la actividad física ayuda en lugar de estorbar.  Una advertencia; la inactividad puede perjudicar la salud de la mayoría de pacientes con artritis u otra enfermedad reumática.  La inactividad también eleva el riesgo de la enfermedad cardiovascular y la diabetes tipo 2.  Los músculos se debilitan sin el ejercicio, las articulaciones se hacen más rígidas y la tolerancia al dolor se disminuye.  Los problemas con el equilibrio también se empeoran.  Así que, pase lo que pase, busque la manera de mantener un estilo de vida activo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s