Evitando el estrés en un mundo ocupado

Avoiding Stress-SPANISH

Hola, mi nombre es Ulysses.  Tengo veintitrés años, soy estudiante de tiempo completo, tengo un trabajo, y hace muy poco, me casé en mayo.  Junto con otras responsabilidades familiares y en nuestra iglesia, se puede decir que no importa cual día sea, mi agenda está muy llena.  Cuando contamos con agendas ocupadas, es fácil sentirnos sobrecargados. No es un sentimiento divertido.  Se siente como si estuviéramos ahogando, y tendemos A sentirnos incapaces.  Con eso en mente, yo quería compartir una experiencia que tuve hace unos meses, y tal vez ofrecer algún consejo para cualquiera que se sienta como si estuviera demasiado estresado.  Espero que ayude.

Los eventos que precedieron mi experiencia en realidad empezaron con el comienzo del año nuevo cuando recibí una promoción en mi trabajo. Estuve emocionado porque iba a estar aprendiendo más y ganando más dinero, el cual fue maravilloso porque pronto iba a casarme.  Con mi boda en puerta, yo estaba comprometido a realizar lo mejor de mí en mi nuevo puesto.  Pronto comencé a recibir más responsabilidades y proyectos, y estaba trabajando unas cuantas horas más cada semana. En mis clases y en el trabajo lo estaba haciendo bien, y cumpliendo los proyectos y tareas a tiempo. Sin embargo, pronto comenzó a aumentar mi carga de tareas y éstas comenzaron a hacer conflicto con mi tiempo en mi trabajo. No quería desilusionar a la compañía de mi nuevo puesto, y razoné que siempre podría hacer mis estudios más tarde o alcanzar lo esperado si fuera necesario.  Después de todo, necesitaba el dinero. Esto iba a resultar un error grande.

Después de posponer mis estudios o hacer lo mínimo, mis notas empezaron a sufrir.  Comencé a sentir pánico e intenté recuperar lo mejor que pude, mientras mantenía los mismos hábitos en el trabajo.  Esto, no solamente requería más tiempo, pero comenzó a estresarme mucho. Aun cuando estuviera recuperando algo en mis estudios, ahora estuve perdiendo tiempo para mis otras responsabilidades, incluso arreglos para el matrimonio. Otro problema era que cuando estaba en el trabajo, yo estaba recordando constantemente los estudios y tareas que tenía que hacer. Como resultado, tuve mucha dificultad en enfocarme en mis proyectos. Esto provoco a que entregara los proyectos fuera de tiempo, significa que tenía que pasar más tiempo trabajando y tenía hasta menos tiempo para mis otras tareas.  Esto por supuesto, llevó a más estrés.

Durante este tiempo, mi hermano sugirió que usara la Phytotherapi Stress.  Yo estuve algo escéptico al comienzo porque, como muchas personas que están sobrecargadas, no me di cuenta que estaba tan estresado, pero decidí hacer la prueba a ver si me ayudaría un poco.  Los primeros cuantos días, no me hizo mucho impacto, mas comencé a sentir que pude pensar más claramente.  Comencé a darme cuenta que algo estaba mal.  Mi vida no era como debía ser.  Supe que algo tuvo que cambiar.

Einstein dijo una vez, “La definición de la insensatez es hacer lo mismo una vez tras otra, esperando algún resultado diferente.”  Bueno, yo me estaba haciendo insensato.  Decidí tomar un poco de tiempo para mí mismo un domingo por la mañana, para evaluar lo que estaba haciendo mal.  Mientras reflexioné sobre lo que estaba haciendo y porqué estaba sintiendo tan abrumado e insatisfecho con mi vida, varias impresiones me vinieron.  Las apunté todas, y he hecho lo mejor de mi parte de seguirlas.  Aunque tal vez no sean infalibles, han funcionado bien para mí.

Su actitud, la que cambia el juego

Me di cuenta que uno de mis problemas era cómo veía la situación.  Aunque ficcional, el Capitán Jack Sparrow, de Los Piratas del Caribe, dijo, “El problema no es el problema.  El problema es tu actitud hacia el problema.” Ahí hay mucha sabiduría en esas palabras.  Yo veía mis circunstancias como algo que no se iba a mejorar o en que yo iba a estar atrapado para siempre.  Estaba perdiendo mí tiempo preocupándome por mi problema en vez de calcular cómo resolverlo.  Esta actitud estaba llevando a mucho estrés innecesario y, por la experiencia personal, cuando estamos bajo el estrés, tenemos mucha dificultad en ver las cosas como son en realidad.  Tuve que cambiar mi actitud y darme cuenta que yo podía cambiar mi circunstancia.  A medida que cambiaba mi actitud, también me di cuenta que mi situación no era tan mal como pensaba.  Si cambiamos nuestra actitud, las escalas se tornarán a nuestro favor.

Las prioridades y la gestión del tiempo

La siguiente impresión que recibí fue sobre mis prioridades.  Una de las razones porqué estaba sintiendo tan abrumado era que tenía tantas otras cosas que me importaban, cosas que no estaba cumpliendo; la preparación para la boda, el tiempo para los estudios, el tiempo con la familia, y otras cosas iban quedando atrás, para después del trabajo.  El trabajo había llegado a ser mi primera prioridad, cuando en realidad, no era lo que yo quería como mi primera prioridad.  Decidí escribir mis prioridades en orden.  El trabajo cayó al número cuatro en la lista.

No quiero que nadie malentienda.  No estoy diciendo que el trabajo no es importante.  Tampoco estoy diciendo que el trabajo debe recibir solamente las migajas de minutos u horas de su día.  Lo que sí estoy diciendo es que con algo de prioridad más baja, (como el trabajo para mí), le impide de cumplir con las prioridades más altas, (para mí; la familia o los estudios), entonces podemos llegar a sentir abrumados e insatisfechos con nuestras vidas.  Esto es lugar para la gestión del tiempo.

Todos tenemos 24 horas en el día y cómo las usamos es en cuanto a nosotros.  Como estuve diciendo, cuando pasamos la mayor parte de nuestro tiempo haciendo las cosas de baja prioridad, tenemos la inclinación a sentir insatisfechos.  Comprendo completamente que algunos de nosotros necesitamos dedicar más tiempo en el trabajo o en los estudios que otros.   Es por eso que es importante apartar tiempo cada semana para lo que más nos importa.  Planificando el tiempo para dedicar a la familia, al ejercicio, o al salir con amigos, puede ayudar Y garantizar que esas cosas no se nos pierdan.  La gestión del tiempo es una destreza que requiere la paciencia y la práctica, no obstante, vale la pena. También, quisiera añadir que posiblemente necesitamos apartar tiempo para planificar eficazmente.

Enfóquese en la tarea presente

Como mencioné antes, cuando nos sentimos sobrecargados, por lo general es por pensar tanto en la larga lista de cosas que nos faltan por hacer todavía; mientras estamos haciendo una tarea de estudios estamos pensando acerca de la próxima cosa en la lista, sea limpiar la casa, cortar el césped, alistándonos para una cita, o lo que sea. Nuestras mentes no están completamente enfocadas en las cosas que estamos haciendo.  Esto nos pone ansiosos y hace más difícil poner nuestro mejor esfuerzo en lo que estamos haciendo en el momento. Yo veía esto pasar en mi vida social también.  Cuando salía con mi prometida, también pensaba de las cosas que tenía que hacer más tarde o al día siguiente.

Cuando nos enfocamos en la tarea presente, (y eso incluye enfocar en la familia o amigos cuando estamos con ellos), podemos poner más de nuestra creatividad y mejores esfuerzos en todo lo que hacemos.  He visto también, tanto en mí mismo como en otros, que cuando nos enfocamos en lo que estamos haciendo, lo realizamos más rápido y con más entusiasmo.  En realidad, nos ayuda a terminar con nuestra lista más efectivamente.

Cuide a su mente y a su cuerpo

Esto es algo que yo estaba ignorando también por lo ocupado que sentía.  Las comidas rápidas eran fáciles y los ejercicios se ponían en camino de mi lista de quehaceres.  Sin embargo, empecé a hacer cambios sencillos en mis hábitos, como comer una dieta más saludable, descansando mejor en las noches, y tomando tiempo para hacer ejercicios, (aun cuando fueran un par de veces a la semana), y se hicieron maravillas para bajar mis niveles de estrés.  Comencé a jugar básquetbol, (algo que me encanta), y empacar mi propio almuerzo para evitar la compra de comida rápida.

Al hacer algo que nos gusta, es beneficioso tanto para la mente como para el cuerpo.  Algo tan sencillo como tomar 30 minutos para leer un libro o ver un programa en la televisión puede ayudar.  Haga algo que a usted le encante para romper la rutina.  No obstante, asegúrese que estas cosas no se pongan en camino de otras cosas importantes o se sentirá más estresado.  He descubierto que hacer estas cosas con la familia o amigos agrega extra placer a la actividad.

Busque lo bueno y sea agradecido

Esto es similar a la buena actitud, pero se requiere más esfuerzo.  Cuando yo me siento sobrecargado, me parece que nada en la vida me sale bien, como si estuviera tratando de derrumbarme.  Sin embargo, existe tanto de lo bueno y de belleza alrededor de nosotros.  Yo tenía tanto de lo bueno en mi vida; me iba a casar con mi mejor amiga, tenía una familia maravillosa, tenía un buen trabajo, había mucho porqué estar agradecido.

Aun cuando nuestra situación sea mucho más seria que los asuntos de trabajo y escuela, siempre hay algo porqué estar agradecido.  Si el trabajo nos estresa, debemos recordar estar agradecido por el trabajo.  Si los niños son difíciles de manejar, estemos agradecidos por la familia.  En lugar de quejarnos por las tareas de la escuela, sea agradecido por el privilegio de recibir una educación, algo que no todos tienen la oportunidad de hacer.  Buscar lo bueno y sentirse agradecido por lo que tenemos nos ayuda a superar el estrés y alumbra nuestras actitudes.

La vida nos llena las manos a veces, y en el mundo en que vivimos, es probable que todos tengamos agendas ocupadas.  Pero yo sé que somos capaces de hacer cualesquier cambio necesario para poder estar en control de nuestras vidas.  Aun cuando yo no pueda garantizar cuán eficaces serán estas sugerencias para todos, sí puedo decir que pueden por lo menos ayudarle en el camino necesario para superar los sentimientos de ansiedad y el sentirse abrumado.  Espero sinceramente que las pruebe y que recuerde ser paciente y vivir un día a la vez.  En adición a lo que he dicho, recuerde seguir cualesquier impresiones que le lleguen a su mente sobre los cambios que necesita hacer.  Mi propia vida se ha mejorado por seguir las impresiones que yo he recibido.

Para hacer hincapié de mi experiencia, (no en ninguna orden):

  • Use Phytotherapi Stress
  • Tome tiempo para meditar sobre su situación, (si es religioso, haga esto con oración)
  • Mejore su actitud
  • Conozca sus prioridades
  • Haga buena gestión del tiempo
  • Enfóquese en la tarea presente
  • Cuide a su mente y cuerpo
  • Busque lo bueno y sea agradecido
  • Siga cualesquier impresiones adicionales que reciba

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s