La personalidad y la enfermedad

Personality and Illness-SPANISH

El optimista versus el pesimista, un buen sentido de humor versus un carácter serio, aficionado de deportes versus el que prefiere estar inactivo.  ¿Nuestra personalidad y disposición u orientación a ciertas cosas tienen algo que ver y pueden contribuir a la sanación?  ¿Será posible que nuestras características puedan impedir nuestra habilidad de estar saludables?  

Los estudios confirman que hay relaciones directas entre la emoción y la salud.  Por medio de la ciencia aplicada, hemos aprendido cómo las emociones y las enfermedades están conectadas.  Los disturbios en las emociones alteran nuestra bioquímica y fisiología, y puede cambiar nuestro bienestar físico.  Estos cambios contribuyen a la creación de enfermedades y dolencias físicas.  Curiosamente, estas mismas enfermedades físicas pueden, en cambio, afectar nuestras emociones.  El entender los efectos que las emociones y la salud física tienen el uno al otro es crítico para entender y saber el aspecto grande, relativo a lo que está pasando con nuestra salud.

Todos tenemos mayor probabilidad de mantenernos saludables cuando nutrimos pensamientos positivos. Por lo contrario, los pensamientos negativos tales cómo el resentimiento, la ira, la culpa, o la depresión, crean cambios internos que pueden dañar nuestro cuerpo. El humor también ayuda con un impacto positivo en el sistema de inmunidades. Los buenos sentimientos y emociones que sentimos cuando el humor está presente aumenta la actividad natural de las células inmunes para localizar y eliminar los patógenos y las células insalubres. Además, el humor mejora nuestra reacción física al estrés y da sentimientos de bienestar.

Existen un buen número de estudios clínicos y científicos que muestran que ciertas actitudes – incluyendo la bondad, la risa, el amor, el gozo, la gratitud, la fe – todos ayudan a fortalecer el proceso natural del cuerpo de sanarse. Otro beneficio que ocurre con la gente que mantiene esta clase de atributos, es que sus mentes se mantienen abiertas.  Más opciones y posibilidades vienen a nuestras mentes cuando enfrentamos dificultades, pruebas o decisiones importantes.  Estas actitudes también nos ayudan a desarrollar más talentos.  Es cómo si el cerebro pudiera ver y entender las cosas con más claridad – parecido a cómo los lentes mejoran la vista de alguien con la miopía.  La creatividad se aumenta y nuestra habilidad de socializar con otros se hace más proficiente.

De entre todas las emociones que podemos sentir, el promotor de salud más poderoso es la emoción de amor.  Al participar en las actividades que nos gustan, brindando servicio a otros, así cómo recibir actos de servicio, todos perpetúan la emoción y sentimiento de amor.  La fuente de nuestro amor puede originar dentro de nuestra casa o de afuera. Podemos recibirlo de la familia o de una mascota.  Podemos recibirlo de nuestros vecinos o de la comunidad mientras asociamos con los demás. Lo sentimos en la naturaleza cuando caminamos en los senderos o cuando sencillamente miramos al cielo nocturno y vemos las estrellas.  Podemos sentir un amor tremendo también por dentro, cuando sentimos paz y armonía con nosotros mismos.  Sea como sea que lo sentimos, el amor produce un sentimiento de conexión y aceptación que positivamente balancea la producción de neurotransmisores en nuestro cerebro, creando un sentimiento de bienestar.

Todas estas actitudes positivas promueven y crean un sentimiento de unión, pertenencia, auto estima, compasión, y auto respeto. Químicamente, el cerebro funciona apropiadamente cuando los neurotransmisores cómo la oxitocina, la dopamina, la serotonina, y otros son manufacturados en las cantidades correctas.  Estos neurotransmisores ponen en acción una producción amplia de hormonas.  Nuestro cuerpo está compuesto de un sistema asombroso, conocido como el sistema endocrino, el cual maneja todas nuestras hormonas.  El sistema endocrino influye mucho en nuestra salud porque la función de cada tejido u órgano en nuestro cuerpo se maneja con las hormonas.  Las hormonas afectan nuestra fisiología y asegura que haya una armonía interna.  Este sistema de control de las hormonas depende completamente sobre una producción balanceada de neurotransmisores.

La porción de la amígdala de nuestro cerebro, la cual está a cargo de provocar las emociones, tiene cámaras de neuronas asociadas.  Cuando los pensamientos negativos están presentes, el cerebro hace un mapa de circuito donde estos pensamientos están impresos.  Los estudios muestran que la estimulación del lado izquierdo de la amígdala produce emociones negativas tal cómo el temor y la tristeza.  Estos sentimientos son proyectados al hipotálamo y ocasionan el estrés.  Al mantener los pensamientos negativos por períodos de largo tiempo, se aumentan las señales a las neuronas afectadas en la amígdala y causa daño que puede afectar la memoria.  Asimismo, los pensamientos negativos prolongados aumentan el número de neuronas en alerta, dando fuerza al mapa de circuito y profundizando su huella, reforzando las actitudes y los pensamientos negativos.  Cuando esto ocurre, los ganglios basales activan un circuito particular que solo se debe implementar cuando estamos en peligro extremo – tal cómo cuando nos persigue un depredador.  Los sentimientos sostenidos de estrés, producidos por las emociones negativas, son legítimos, porque el cerebro cree que un verdadero peligro está presente.  En este caso, el cerebro ve que el activar este mecanismo es la única alternativa para escapar del percibido peligro.  Es por esto que, bajo esta clase de condiciones emocionales, llegamos a estar inconscientes y mentalmente paralizados de todo, excepto lo que percibimos como la causa de nuestro estrés.  Nos hacemos desprendidos, demasiado analíticos, impacientes, irritados, etcétera.

Los pensamientos negativos nos ponen en una posición donde esta región del cerebro está prendida constantemente, y nos ponemos en situaciones donde nos enfocamos en los temores, el enojo, o el resentimiento.  No podemos ver otras opciones porque el circuito de nuestro cerebro ha sido cortado del resto del mundo y nuestro único pensamiento es nuestro “depredador”.   Bajo estas circunstancias, mirando hacia el futuro no tiene sentido porque sentimos que tenemos que enfocar toda nuestra atención en lo aquí y ahora.  En estas situaciones, nuestro cerebro hace un cambio químico que afecta otras áreas, incluyendo el sistema endocrino, ocasionando enfermedades fisiológicas.

A través de entrevistar a más de 100 individuos con tendencias negativas en sus personalidades, he encontrado que a pesar que hayan muchas buenas cosas en sus vidas, los pensamientos negativos siempre les ponen en situaciones estresantes.  Puede ser cualquier cosa, de las finanzas, el tráfico, su cónyuge, un colega, su supervisor, su negocio, su salud, la economía, el gobierno, etcétera.  Es cómo si vieran solo su “depredador”, y no les importaran las cosas buenas que tienen o las cosas buenas que les llegan.  He visto que les es muy difícil comenzar a hacer las cosas que les beneficiarán  porque están tan enfocados en el “depredador”.  El mapa del circuito cerebral sigue siendo fortalecido y reforzado porque están en un estado de estrés y ansiedad crónicos.  Siempre sienten atorados y sienten mal de sí mismos.

En una de mis entrevistas, tuve la oportunidad de conocer a Robert.  Robert tenía una serie de desafíos emocionales y físicos – la obesidad siendo uno de ellos.  Robert quería bajar de peso por mucho tiempo, pero debido a que su actitud negativa crecía con los años, él no comenzaba ni terminaba otras cosas que quería hacer.  El perder peso fue una de sus metas principales, pero cada vez que el notaba que hacía algo fuera de armonía con esa meta, él sentía que no tenía la fuerza de voluntad y él reforzaba esa lástima propia, y seguía con pensamientos negativos de sí mismo.  Él sentía incapaz y depresionado.  Robert se hacía más y más enfermo, mientras pasaba unos años muy duros debido a su estilo de vida.  Su cuerpo empezó a sufrir de desbalances hormonales, problemas metabólicos, deficiencias en su sistema de inmunidades, ( incluyendo alergias y asma ), dolor de artritis, un libido bajo, e insomnio.

Una de las cosas que Robert mencionó fue que en el pasado él gozaba de ciertas cosas en su vida y le encantaba asociar con ciertas personas.  Él tenía lo que llamó una vida normal.  Pero ahora él había llegado a sentir tan descontento con tantas cosas que llegó a desconectarse de con otros y perdió la pasión de pasatiempos e intereses que antes le daban gozo.  Él intentó muchas cosas, una de las cuales incluyó el intento de cambiar su ambiente por medio de cambiar de trabajo y carrera.  Sin embargo, después de unos meses, él siempre caía en la misma situación, a pesar de una promoción o título nuevo.

Como podemos ver, las actitudes negativas que Robert tenía, edificaban y reforzaban los pensamientos que ocasionaban los cambios en su cuerpo que le hacían más y más enfermo con los años.  Robert tenía un deseo de cambiar, entonces le recetamos la solución de Phytotherapi para el estrés, junto con algunas otras soluciones y con consejo nutricional.  Él bajó 58 libras y logró establecer una rutina saludable de dormir, y comenzó a gozar más de su trabajo.  Estamos contentos de ver a Robert y el progreso que ha hecho en su vida.

Los pensamientos genuinos de positividad siempre promueven la salud física y mental.  Por razones diferentes, algunas personas son más dispuestas a ser positivas que otras. Cualquiera que sea el caso, es importante entender que el cuerpo y la mente pueden sanarse del daño, dando lugar a un verdadero cambio de paradigma que nos permite ver las cosas tal cómo son. Todos nosotros, en algún grado, sufrimos del pesimismo. Al buscar mejorar cómo vemos a nosotros mismos, a otros, y al mundo que nos rodea, podremos hacer los cambios que llevan a una actitud genuina y una personalidad positiva.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s