La mitosis y el desarrollo de la enfermedad

Mitosis and the development of illness-SPANISH

Si yo le preguntara qué edad tiene su cuerpo, ¿cómo respondería?  Siempre cuando he hecho esta pregunta, por lo general, la gente se pone a pensar por cómo es la pregunta. No es necesariamente una pregunta tramposa – pero para hacerlo más fácil contestar – el preguntar qué edad tiene su cuerpo, es muy diferente que preguntar cuántos años tiene una persona.

En contraste a la edad que usted tiene, su cuerpo está cambiando constantemente.  Es porque lo más básico de nuestro cuerpo, la célula, está pasando constantemente por un proceso regenerativo.  Todas las células, sin embargo, no son las mismas.  En realidad, hay 200 tipos diferentes de células.  Células muy específicas son utilizadas para formar sus ojos, mientras un grupo muy diferente de células forman su corazón.  Parte de su diferencia incluye cuan larga es su esperanza de vida.  Por ejemplo, las células que forman sus huesos, viven por 2 – 3 meses, dependiendo de su edad y si está saludable.  Mientras tanto, las células de du hígado viven por 6 meses, y algunas de las células que forman los tejidos de su sistema digestivo viven por solo aproximadamente 24 minutos.  Tomándolo todo en cuenta, ninguna célula vive más de 6 meses.  Eso quiere decir que su cuerpo nunca tiene más de 6 meses de edad.  Obviamente, a medida que nos envejezcamos, la habilidad de nuestro cuerpo de regenerarse y crear células  saludables, puede debilitarse – lo que explica porque la muerte es eventual.

Eso dicho, muy seguido nuestro cuerpo se debilita y se enferma a un paso muy acelerado.  Esto se debe a algunos diferentes factores, pero a la raíz del problema está la habilidad de la célula de llevar a cabo un proceso conocido como la mitosis.  La mitosis es el proceso que la célula hace para regenerarse o reemplazarse cuando se envejece y está lista de morir.  Hay genes dentro del núcleo de la célula que activan este mecanismo una vez que perciben que ya llegó el momento para un reemplazo.  Cuando se hace correctamente, la célula se divide, creando otra célula nueva y saludable; la célula vieja muere y entonces el sistema de inmunidades se encarga de disponer la célula muerta.

Sin embargo, la habilidad de crear una célula nueva, solo es tan eficiente como las herramientas que la célula tiene disponibles.  Las herramientas principales que las células usan son los nutrientes disponibles en el cuerpo.  Las células usan las proteínas, los azúcares y grasas, para replicar y construir células nuevas.  Se necesita la cantidad correcta de cada herramienta para crear una nueva célula saludable.  Esto por supuesto, depende de nuestra nutrición.  Los efectos de nuestra dieta influyen mucho más allá de nuestra cintura.  También determina la salud de las células nuevas.  Si nosotros no proveeemos a nuestros cuerpos con los nutrientes suficientes, es como pedir a un contratista de construcción que edifique una casa hecha de cartulina, papel, y cinta.  Tal vez puede hacerlo, pero definitivamente no será una casa buena.

Lo mismo sucede con nuestras células.  Si le damos una dosis diaria de comidas insalubres, estamos preparando nuestros cuerpos a fracasar.    Cuando se crea una célula nueva, estará débil e insalubre.  Por suerte, el cuerpo tiene muchos mecanismos listos para encargarse de las células insalubres.  Todas las células, si saludables o no, contienen un gen que la permite matarse si es malsana.  Es increíble pensar que a una célula insalubre, le importa más el bienestar del cuerpo entero, en lugar de su propia necesidad de vivir.  El mecanismo de suicidio celular se conoce como la apoptosis.  Cuando se muere una célula débil e insalubre, las células saludables que están alrededor escogen una célula de entre ellas para pasar por el proceso de la mitosis y crear una nueva célula saludable para ocupar la vacancia.

Sin embargo, para poder activar este gen, se necesitan nutrientes.  Si faltan los nutrientes, la apoptosis no se llevará a cabo.  En esta situación, la célula insalubre sigue viviendo.  Esto es problemático porque las células insalubres producen toxinas que enferman las otras células alrededor.  Todos conocemos el dicho de que unas manzanas podridas echan a perder a las demás en el barril.  Lo mismo es cierto con las células enfermas.  Con el tiempo, las toxinas producidas causarán que las otras células alrededor se enfermen también.  No obstante, el cuerpo es suficientemente inteligente de tener un mecanismo de defensas en estas situaciones.  Las células saludables saben que la célula enferma tiene que ser eliminada.  Por medio de genes específicos, otro mecanismo se activa que envía señales al sistema de inmunidades para comunicar que hay que eliminar una célula malsana.  Estas señales son tan precisas que no solo comunican al sistema de inmunidades que algo está mal, sino también sirven como si fuera un GPS, permitiéndolo detectar exactamente donde está la célula mala.  Las células inmunes responden rápidamente y llegan al lugar del problema.  Cada célula inmune es codificada con información de todas de los 200 tipos diferentes de células.  Esto la permite escanear una célula individual para ver si está funcionando en una forma sana o no.  Una vez que escanea una célula malsana, y ve que va a ser una amenaza a las células que la rodean, la célula inmune la desmontará y la eliminará.  En adición a la eliminación de las células malsanas, este es el proceso del cuerpo para erradicar las células cancerosas también.  Una vez más, las células que quedan, escogen una célula de entre ellas para pasar por la mitosis y llenar el lugar vacante.

¿Pero qué sucede si las células inmunes están comprometidas?  Hemos mencionado como las células pueden enfermarse y dejar de funcionar correctamente – ¿puede lo mismo ocurrir con el sistema de inmunidades?  Sí puede y sí ocurre.  Una de las razones principales que las células inmunes no funcionan como deben se debe al estrés.  El estrés ocasiona ciertos cambios fisiológicos, los cuales crean en el cuerpo, una sensación de peligro inminente.  Cuando esto sucede, energía se va redistribuida al cerebro y a los músculos.  Esto compromete ciertas partes del cuerpo.  Uno de las áreas afectas es el timo.  El timo está localizado en su pecho, entre sus pulmones.  Es una parte muy importante del cuerpo porque crea las células inmunes.  Sin embargo, cuando estamos bajo el estrés, una hormona conocida como el cortisol se produce.  El cortisol inhibe la habilidad del timo de crear las células inmunes saludables.  Si estamos constantemente experimentando episodios de estrés o niveles prolongados de estrés, sufrimos del estrés crónico.  Esto significa que la producción de las células inmunes por el timo está altamente impedida.  Como resultado, la célula inmune que intenta escanear una célula malsana, no puede detectarla.  La célula insalubre se queda, continuando a producir toxinas y debilitando las células que la rodean.

Como pueden ver, los efectos de la nutrición y el estrés llevan un papel enorme en determinar la salud celular.  Pero a este punto, posiblemente ni vemos ningún síntoma.  De hecho, si le hicieran un examen de sangre, todo puede parecer que está gozando de una salud perfecta.  ¿Cómo puede ser que algo mal ocurre en su cuerpo?  La respuesta es que usted, su mente y su cuerpo saben que tienen que seguir adelante con su día.  Todavía tiene que ir a trabajar; todavía tiene que cuidar a sus hijos, todavía tiene que vivir su vida.  El cuerpo fue diseñado con tantas diferentes maneras de protegerse.  En el caso de las toxinas creadas por una célula malsana, las células que la rodean absorben toda la toxina para que no entre la corriente de sangre.  Las células entienden que la sangre debe mantenerse pura.  Sobre todo, la sangre transporta todo el oxígeno y los nutrientes a toda parte del cuerpo.  Si la sangre está contaminada, todas las demás partes del cuerpo están bajo riesgo.  Y entonces, las células se someten a llevar las impurezas y las toxicidades de la célula enferma – por el bien del resto del cuerpo.  Es por esto que no encontrarán nada fuera de lo normal en las pruebas de sangre en el laboratorio.

Sin embargo, esto es solamente una solución temporaria.  El cuerpo nos permite el tiempo y las oportunidades de cambiar nuestros hábitos y costumbres que causan tanto daño.  Pero si nada cambia, tarde o temprano las otras células se debilitarán y se enfermarán también.  A medida que las células enfermas pasan por la mitosis, ellas crean más células malsanas y enfermas.  Con el tiempo, el número de las células malsanas llega a un exceso.  A ese punto, las toxinas ya no  pueden quedar escondidas de la corriente de sangre.  Entonces es el momento cuando nos damos cuenta que tenemos una enfermedad crónica.  Es cuando nos enteramos que tenemos la diabetes o algún trastorno de inmunidades.  Es cuando nos enteramos que tenemos problemas con los riñones o el hígado.  Es cuando descubrimos que tenemos el cáncer.  Para ese entonces cuando nos enteramos que tenemos alguna enfermedad crónica por los resultados de las pruebas de sangre y exámenes en el laboratorio, mucho abuso ya se ha hecho en el cuerpo.

No obstante, la sanación es posible.  Mientras existan células saludables y disponibles, el cuerpo puede recuperarse de una enfermedad a través de la eliminación de las células malsanas.  El ambiente correcto y las herramientas correctas deben ser proporcionados para que las células saludables puedan pasar por la mitosis y crear nuevas células, reemplazando las insalubres.  Abajo están algunas pautas para ayudar a proporcionar a su cuerpo con la habilidad de revertir el daño y la enfermedad que han sido causados.

  • La nutrición – No puede esperar que su cuerpo se repare y que se sane a menos que tenga los nutrientes que necesita para hacerlo.  Eso no quiere decir que tiene que estar a dieta o comer menos.  Sí significa que necesita comer 5 veces al día cada 3 horas.
  • Dormir – Los adultos deberían dormir entre 7 -8 horas cada noche.  Los niños deberían dormir entre 9 – 10 horas.  Además de sentir energético y listo para comenzar el día, su cuerpo se desintoxica cuando descansa.  Se completa su ciclo de desintoxicación mientras duerme el tiempo adecuado.  Desintoxicarse significa que además de remover las toxinas creadas por las células malsanas, su cuerpo también está utilizando el sistema de inmunidades para eliminar las células muertas, así como los virus, las bacterias, y los patógenos.
  • El estrés – Usted debe controlar su nivel de estrés si espera recuperarse de una enfermedad.  Con la excepción de trastornos genéticos, el estrés está a la raíz de aproximadamente 98% de todas las enfermedades crónicas.  Todas las soluciones de Phytotherapi incluyen un elemento centrado a combatir el estrés y aliviar su mente, y permitir que su cuerpo se enfoque en sanarse en vez de sentir que está en peligro.

El cuerpo tiene la habilidad de sanarse.  Para poder ayudar al cuerpo en sus esfuerzos a lograrlo, es importante entender cómo funciona.  Nosotros hemos visto a muchas personas lograr éxito en mejorar su salud en 6 meses o menos mediante el seguir las directrices requeridas para promover la habilidad del cuerpo de sanción propia.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s