La importancia de dormir

The Importance of Sleep-SPANISH

La necesidad de dormir y la relación entre el dormir y nuestra salud fisiológica y emocional, se entiende muy bien, tanto científica como clínicamente. Para mantenerse saludable, un adulto tiene que dormir entre 7 – 8 horas cada noche, mientras que los niños necesitan entre 9 – 10 horas. La pérdida de dormir causa daño serio mental y fisiológicamente. Estos daños normalmente llevan a ciertos comportamientos que pueden afectar nuestra relación con los demás.

Diferentes partes del cerebro llevan papeles diferentes cuando se trata de dormir.  Una de las partes más críticas es una glándula conocida como la glándula pineal. La glándula pineal lo hace posible dormir, a través de la producción de una hormona llamada la melatonina. Otra región importante del cerebro es el hipotálamo, el cual regula los ciclos entre dormido y despierto. La gaba es un neurotransmisor inhibidor también muy importante para una noche de descanso, libre de ansiedad. Mientras dormimos, los pensamientos que fueron suprimidos durante el día, resurgen en nuestros sueños. Los sueños pueden ser caracterizados por una transición rápida de una realidad diurna a un comportamiento emocional nocturno. Cuando dormimos, hay un aumento de actividad eléctrica en el cerebro. Demasiada actividad debida al estrés crónico aumenta la actividad en la sección límbica del cerebro, causando cambios en el circuito del cerebro, lo cual agota los neurotransmisores inhibidores, incluyendo la gaba.  Cualquier deficiencia de estos químicos interfiere con una etapa vital de sueño profundo conocido como el sueño delta.

Una parte clave de lograr una noche con descanso y paz es de resolver los problemas antes de acostarse. Mientras dormimos, el subconsciente está extremadamente activo, y los incidentes irresolutos y los pensamientos suprimidos del día suben a la superficie durante un ciclo de sueño. Llevando los episodios irresolutos de estrés y ansiedad a la cama, despierta la amígdala a causa de la liberación de químicos excitatorios como la adrenalina y el cortisol. Una manera útil de medir si  el estrés está constantemente presente en su vida es por revisar algunas de las manifestaciones del estrés crónico. Las manifestaciones comunes incluyen la hiperactividad, el perfeccionismo, la preocupación constante, la ansiedad, y el no poder decir “no”. El estrés crónico causa que el cuerpo produzca niveles elevados de cortisol, que lleva a los problemas de salud. Aun cuando existen drogas que ayuden a aliviar o suprimir los problemas de dormir, el uso de cualquier droga, a través del tiempo, siempre empeorará las cosas.

Otro factor importante para entender es lo que pasa mientras dormimos, en relación al aprendizaje y el archivar información del día. Todo esto sucede en la noche. Durante el día, todo lo que hemos aprendido está guardado temporariamente en el hipocampo. Cuando dormimos, esta información se transfiere a la parte frontal de cerebro donde se archiva permanentemente como una memoria. Cualquier pérdida de sueño afecta este proceso en lo negativo, llevando a una inhabilidad de recordar detalles. Además, el cerebro hace mucho trabajo mientras dormimos, incluyendo calculaciones, reparaciones, sanación de los tejidos musculares, y regeneración. Los neurotransmisores, los cuales cumplen un papel giratorio en las emociones, los sentimientos, y nuestra salud mental, también se producen y se ajustan mientras dormimos. Todo esto requiere 7 a 8 horas para completarse.

En contraste al resto del cuerpo, el cerebro no está conectado al sistema linfático para desintoxicarse. La desintoxicación del cerebro se lleva lugar cuando dormimos y requiere de un sueño profundo y descansado. Mientras dormimos, el resto de nuestro cuerpo está pasando por reparación y desintoxicación. El trastorno del sueño puede ser problemático, particularmente para los individuos con enfermedades crónicas. Sí ya está presente alguna clase de enfermedad, ocho horas de sueño son vitales. Al escoger manejar con solo los aspectos técnicos o superficiales de una enfermedad – incluso solo enfocarse en las cosas que pueden ser medidos y tratados – sin considerar otros factores como el dormir, se convierte en un tratamiento incompleto. Un tratamiento incompleto nunca proporcionará al cuerpo el apoyo que necesita para sanarse. Esto incluye las horas perdidas de sueño. Cómo fue mencionado antes, hay un número de drogas disponibles para suprimir los síntomas de aquellos que sufren por falta de sueño. Esto incluye el insomnio, que es hoy en día, tratado típicamente con drogas psiquiátricas, que dan alivio temporario, mientras al mismo tiempo destruyen varios circuitos cerebrales, creando más dolencias emocionales y físicas.

Las áreas diferentes del cerebro son responsables de funciones diferentes. Algunas partes del cerebro traen el balance entre las áreas de la razón y la sensibilidad, mientras otras balancean el intelecto con el razonamiento. Eso dicho, no tenemos que ser un científico ni un doctor para entender que la falta de dormir interfiere con la actividad normal de un día. La fatiga, la irritación, la falta del apetito, la inhabilidad de concentrarse, y los problemas con la retención de memorias de largo y corto plazo, todos son resultados cuando no dormimos lo suficiente. Otras manifestaciones pueden llegar en la forma de problemas digestivos, hormonales, y los cambios metabólicos. Hasta el sistema de inmunidades se ve impactado ya que la reparación del sistema de inmunidades en el timo, y la eliminación de las células muertas ocurre cuando dormimos.

Cómo antes declarado, la glándula pineal nos ayuda a dormir por crear ciertas hormonas, Este proceso comienza cuando se pone el sol. Durante el invierno, se requiere entre tres y medio y cuatro y medio horas para iniciar la frecuencia del sueño en el cerebro, y entre uno y medio y dos horas en el verano. Ciertas frecuencias altas que comienzan en el hipotálamo y la corteza del cerebro vienen de etapas 1 y tan altas cómo la etapa 4, y afecta la actividad, causando cambios al área límbica.

Cuando colocamos nuestra cabeza en la almohada, si la glándula pineal está funcionado apropiadamente, estas ondas empiezan a decelerar esta región mientras las ondas crecen en amplitud. Cuando alcanza la frecuencia nivel 4, llamado delta, la información guardada en nuestras neuronas de la sección límbica del cerebro empieza a apagarse. Cuando esto ocurre en estas frecuencias altas, logramos el sueño profundo, permitiendo que el cerebro comience  a transferir la información del hipocampo, (la parte del cerebro donde las memorias de corto plazo se guardan durante el día), a ciertas regiones en la parte frontal de cerebro. Esta información entonces se guarda como memorias de largo plazo. Normalmente este transfiero de información toma cómo tres horas y solamente se logra en las frecuencias delta.

Esta actividad cerebral se puede leer cómo ciclos por segundo en que estas frecuencias ocurren. Se pueden medir entre 5 – 10 ciclos por segundo, lo que es mucho más alta que otras frecuencias cómo el pensar profundo o la meditación, las cuales ponen el cerebro en frecuencias de 1 – 2 ciclos por segundo. La interrupción del sueño afecta esta frecuencia delta y su proceso. Niveles altos de cortisol en el cuerpo debido al estrés crónico también obstruyen esta frecuencia.

Otro descubrimiento es que si las cantidades de neurotransmisores – las cuales entre otras cosas son responsables por el desarrollo y la cultivación del intelecto – están muy altas en nuestro cerebro, nuestras frecuencias del sueño profundo son afectadas. Durante el nivel delta del sueño, las toxinas se remueven del cerebro, y las hormonas importantes se sueltan que el cuerpo necesita para funcionar, tal como la hormona del crecimiento, la hormona de la tiroides, etcétera. Es importante entender que el estrés crónico estorba y enferma algunas neuronas, causando niveles elevados de toxinas en el cerebro. La idea que podemos consistentemente dormir solo 4 – 6 horas cada noche y mantener un alto nivel de productividad en el trabajo o en la casa es un mito que tarde o temprano se pone al día con nosotros, en la forma de la irritabilidad, la falta de razonamiento / coordinación de sus pensamientos, la fatiga física, y eventualmente alguna enfermedad crónica.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s